Reforma Procesal Laboral: un repaso por los principales cambios

Por: Marcela Acosta, Quatro Legal

 

Este próximo 25 de julio comenzará a regir la Reforma Procesal Laboral.

 

No obstante su nombre, esta reforma no impactó únicamente el proceso laboral judicial, sino que incorporó otros cambios novedosos a la legislación laboral de fondo. Repasemos algunos:

En la actualidad, se ha venido equiparando el certificado de trabajo previsto en el artículo 35 del Código de Trabajo, con la carta de despido, sin embargo, se trata de documentos diferentes.

Con la Reforma, se formaliza la obligación de todo patrono de entregar una carta de despido, se establece un plazo para cumplir con esta obligación y se añaden formalidades adicionales en caso de negativa del trabajador a recibir su carta. Además, la no entrega de la carta de despido, podría tener consecuencias en el cómputo de la prescripción de los derechos del trabajador, una vez terminada la relación laboral.

Otro cambio importante, es que se establecen con claridad los porcentajes de apoyo necesarios para convocar a una huelga, de manera legal, situación que estuvo indefinida ante la declaratoria de inconstitucionalidad del porcentaje que anteriormente estaba establecido para estos efectos y que había sido altamente cuestionado por la Organización Internacional de Trabajo.  

Una de las situaciones que más preocupa al sector empresarial, son las nuevas facultades que se otorgan al Ministerio de Trabajo para el juzgamiento y ejecución de sanciones por infracciones a la normativa laboral. Además se extiende la responsabilidad subjetiva a los representantes patronales, figura que incluye a todo trabajador en puestos de dirección, gerentes, administradores y, en general, a todas las personas que ejerzan en nombre de la empresa, funciones de dirección y/o administración.

En relación con el tema de la discriminación, se refuerzan las prohibiciones actuales de discriminación en el empleo, creando incluso, una nueva causal de justo de despido para aquellos trabajadores que hayan discriminado a otros tanto en su proceso de reclutamiento como durante el desarrollo de su relación laboral.

Respecto a los plazos de prescripción, llama fuertemente la atención el plazo de 6 meses establecido en la Reforma, según el cual, podrán prescribir ciertos derechos del trabajador cuando no los reclame oportunamente. Este artículo, en especial, despierta gran curiosidad entre quienes hemos sido laboralistas durante mucho tiempo, por lo particular de su contenido.

A nivel procesal, resultan también de interés las nuevas obligaciones de los jueces laborales, de reconocer los derechos irrenunciables, incorporarlos cuando sin la asistencia de un defensor público se echen de menos en la demanda e incluso de  ajustar sus montos cuando estén mal calculados, esto sin olvidar la posibilidad para los jueces de verificar, también, el cumplimiento del pago a la Caja Costarricense del Seguro Social. Papel importante juegan también sus deberes – de los jueces - de condenar en costas, intereses legales e indexación.

Importante a saber, es que se crea la figura del defensor público en materia laboral, estableciendo esta facilidad para grupos de trabajadores específicamente determinados por ley y para todos aquellos cuyo ingreso mensual sea inferior a la suma de dos salarios mínimos de un auxiliar judicial administrativo (900 mil colones aproximadamente).

Por último, cabe resaltar como una figura novedosa, la posibilidad de que se establezcan procesos en vía sumarísima, - en pro de asegurar al trabajador una justicia pronta y cumplida - , en aquellos casos de fueros de protección especial en que se haya incumplido el procedimiento de terminación de la relación laboral.  

Como se evidencia, los cambios introducidos en la legislación procesal y de fondo son muchos y de importancia. Infórmese, asesórese adecuadamente y que esta Reforma no lo tome por sorpresa.

Más información del Congreso de RRHH ConGente al correo sergio@ekaconsultores.com o al teléfono (506) 4001-6747.

CongenteComentario